En Clave de Románico

Cuaderno de Arte Medieval

< Volver al Index

El Arte Románico

Ver Bibliografía en Referencias

> Hoja: ECdR_REL01Arte < Las Imágenes pueden tener Copyright
Edificios Religiosos...

Iglesias, Monasterios, Colegiatas y Catedrales:

     L
os templos son la principal creación del Románico. De gruesos muros, pocos vanos y pequeñas ventanas; preferentemente de planta basilical o de cruz latina, de una o varias naves longitudinales acabadas, en su cabecera, en ábsides y una nave transversal (transepto). La intersección de ésta y la nave mayor se denomina crucero.
Los pilares más usados son los cruciformes, aunque en determinados casos, son reemplazados por gruesas columnas cilíndricas o incluso hay alternancia entre ellos.
La cubierta o bóveda suele ser de cañón en todas las naves o sólo en la parte central, utilizando la de arista en las laterales.

Aquellos templos que son meta de peregrinos, evolucionan en su forma, prolongando las naves laterales sobre la nave central por detrás de la capilla mayor (girola). A la vez se multiplican las capillas “absidiales”, enriqueciendo la composición del templo.
Por influencia bizantina, el tramo del crucero se cubre con una cúpula de más altura o cimborrio, apoyada sobre trompas o pechinas.

Los templos están provistos de campanarios, utilizados para llamar a los fieles a los servicios religiosos y como aviso general a la población. (Ver Arquitectura y
Glosario).


  La iglesia es un edificio inicialmente destinado, de forma exclusiva, al culto. Durante el período románico y debido al avance musulmán a lo largo de la península ibérica, también sirvió como refugio para la población cristiana. Cuando dichos ataques eran repetitivos, las iglesias se fortificaban.

A comienzos del siglo XI, con el impulso de las peregrinaciones a Santiago de Compostela, se construyó un gran número de ellas, como las francesas de
Sainte-Foy de Conques, Saint-Martín de Tours y la de Saint-Sernin de Toulouse. No había pueblo o ciudad que no quisiera tener su propio templo.

En general, en el área española se desarrolló una forma autóctona de templo románico con influencias orientales derivadas unas veces del contacto con los reinos musulmanes y otras de la antigua tradición bizantina transmitida por los visigodos, destacando la iglesia de San Martín de Frómista (Palencia), con su peculiar cimborrio octogonal sobre el crucero.
Muchos de estos templos estaban construidos sobre cementerios donde habían sido enterrados santos y mártires. Al edificarlos se incluye una cámara abovedada situada bajo el piso principal (cripta), evolución de las catacumbas.
Con el paso del tiempo y en el caso de grandes iglesias, estas criptas albergarán los restos de personajes importantes como: obispos, reyes, nobles, etc. En ocasiones estos espacios ocuparon todo el "sotocoro" (parte inferior del coro) comunicándose con él mediante unas escaleras ceremoniales.


  Los monasterios están situados en el campo o en las afueras de las poblaciones; donde viven los monjes en retiro, dedicados enteramente a la oración, a la meditación y al estudio. Poseían grandes propiedades territoriales, de cuyos productos se abastecen.

El monasterio como edificio religioso tiene su propia distribución. Adosado al cuerpo del templo hay un patio o claustro, espacio cuadrangular de arquerías con columnas no muy altas y con frecuencia pareadas, que se apoyan sobre un muro corrido de baja altura. Alrededor del claustro, en la parte oriental, se encuentra la biblioteca, la sala capitular con bancos de obra en su contorno y la sala de los monjes. La sala capitular es un lugar de encuentro de la comunidad, utilizándose también para las conferencias que el abad ofrece periodicamente y para la plegaria de la Nona (última de las horas menores, antes de vísperas).

En el ala meridional está el refectorio o comedor, también con bancos de piedra o madera y con un púlpito desde el que se leen textos de la Biblia, durante la comida, al resto de la comunidad. En un lugar inmediato al comedor se halla la cocina y la despensa. A veces, de la galería del claustro que comunica con el refectorio, salía hacia el interior del patio un pequeño templete que servía de lavabo.

Un poco más alejado, en la zona occidental, se encuentran diversos almacenes, entre ellos: la bodega y el granero. En el área septentrional se construye la iglesia de la comunidad. Generalmente, en la planta alta del claustro principal y en otros espacios secundarios están las celdas de los monjes. Otras zonas del monasterio son: el huerto, la botica, la hospedería, etc.

Son importantes monasterios:
Santo Domingo de Silos (Burgos), Santo Domingo de la Calzada (La Rioja), Santa Maria de Poblet (Tarragona) y Sant Serni de Tavèrnoles (Lérida).


  Una colegiata, o iglesia colegial, es la que no siendo sede propia del arzobispo u obispo se compone de abad y canónigos seculares. En ella se celebran los oficios divinos como en las catedrales.

Las colegiatas están construidas de silleria y siguen los parámetros arquitectónicos típicos del templo románico, pudiendo ser de cruz latina (Colegiata de Santa Cruz de Castañeda, Cantabria) o de planta basilical (Colegiata de Santa Juliana, Santillana del Mar).

En relación con los arcos, sobresale la Real Colegiata de San Isidoro de León, que combina los arcos de medio punto (interior del pórtico norte), con arcos peraltados (cuando se levanta la curva del arco más de lo que corresponde al semicírculo) en el crucero, arcos de herradura (los que tienen más de media circunferencia y cuyos arranques vuelan tanto como la imposta), y arcos lobulados (arco provisto de lóbulos, es decir, cada una de las partes a manera de ondas que sobresalen en el intradós de un arco). Éstos dos últimos arcos son de influencia musulmana, estando presentes en la puerta de comunicación entre la iglesia y la cripta.

Estas construcciones tienen torres cuadradas (Colegiata de Cervatos, Cantabria) o cilíndricas (Colegiata de San Martín de Elines, Cantabria). También bellos claustros con capiteles donde se esculpen historias bíblicas, figuras humanas (juglares, acróbatas...) y escenas peculiares al estilo de las de la citada San Martín de Elines, en la cual se representan enfrentamientos entre infantes, luchadores y pelícanos.

Es de destacar el cimborrio, con su tambor (muro cilíndrico que sirve de apoyo a una cúpula), de la Colegiata de Santa Maria la Mayor (Toro). Está dividido por una cornisa en dos cuerpos con ventanas de arcos superpuestos separados por una columna desde donde parten los nervios (arcos que cruzándose forman la bóveda) que se concentran en el centro de la cúpula.

Algunas colegiatas, como la de Santa Maria de Arbás (León), construida a comienzos del siglo XIII y estilo románico tardío, introducen elementos góticos, siendo éstos: la bóveda de crucería estrellada (bóveda formada por arcos que se cruzan y sobre los que descansa la "plementeria" o casco de la bóveda) y los arcos ojivales, que están formados por dos arcos de círculo iguales, que se cortan en uno de sus extremos y vuelven la concavidad el uno al otro.

- La Real Colegiata de San Isidoro ha alcanzado un gran renombre por albergar las reliquias de este santo; y muy especialmente porque en el mismo lugar se encuentra el Panteón Real, que contiene las tumbas de: 23 reyes y reinas, 12 infantes y 9 condes del reino de León.


  La catedral es la iglesia principal en la que reside el obispo con su cabildo.
La palabra catedral proviene del vocablo latino “
cátedra” (silla), e indica el lugar preferente en el que el obispo se sienta e imparte su doctrina.

La mayoría de las catedrales se construyeron sobre ruinas de otras iglesias menores. Superponen sus piedras a las anteriores e incluso aprovechan éstas para el nuevo edificio. Las catedrales construidas en las zonas del norte de España, que no fueron invadidas por los musulmanes o que fueron liberadas pronto, se levantaron sobre templos cristianos, incluso sobre castillos o palacios; mientras que las edificadas en las zonas ocupadas durante más tiempo, utilizan las mezquitas o las incorporan.

El dinero para la construcción de estos edificios provenía de múltiples orígenes: donaciones de reyes y de nobles, de obispos, de la propia Iglesia, engaños de bulas, herencias de pecadores, etc.

Las catedrales son edificios de una gran solidez, con tendencia a la horizontalidad. De gran anchura de muros para soportar la fuerza de la estructura, llevan arcos de medio punto y bóvedas de cañón o de arista, cúpulas y cimborrios (Catedral de Zamora y Catedral Vieja de Salamanca). En el románico más tardío, también se usarán los arcos ojivales y las bóvedas de crucería, ya de tendencia gótica (Catedral de Orense). Los pilares son cruciformes y cilíndricos. La planta puede ser basilical (Catedral de Jaca y la Seo de Urgel, en Lérida) o de cruz latina (Catedral de Pisa y Catedral de Winchester). Muchas disponen de elementos peculiares, como son: el "nártex" (antecámara o pórtico para recibir a los peregrinos), el triforio o tribuna (galería que rodea el interior de una iglesia sobre los arcos de las naves y que suele tener ventanas de tres huecos) y otros como la cripta y el claustro.

La decoración es esmerada en los capiteles, pero especialmente en los tímpanos y las arquivoltas, siendo de destacar los Pórticos de la Gloria y del Paraíso en las catedrales de Santiago y Orense. Éste último es una reproducción, más hierática y sencilla, de la estructura del pórtico de la catedral gallega, ambas policromadas.

Algunas catedrales de estilo románico tardío, se asemejan a auténticas fortalezas medievales, debido a sus recios muros y a sus torres macizas terminadas en almenas, como la Catedral de Tuy, Catedral de Coimbra y Catedral de Lisboa.


En España: La Catedral de Santiago de Compostela, meta de peregrinos, es de planta latina, de tres naves con un largo crucero, aportando éste tres naves con cuatro capillas semicirculares. La cabecera incorpora la girola con capillas radiales. Todo el alzado del templo se adorna con tribuna. Los pilares son cruciformes con medias columnas en los frentes. Tiene dos torres gemelas en su fachada occidental. Su construcción comienza en el año 1075 dirigida por el maestro Esteban, acabándose la mayor parte del edificio hacia el 1122. Para finalizar completamente la obra, se hace cargo el maestro Mateo, que se ocupó de los últimos tramos de la nave, construyendo la cripta, el Pórtico de la Gloria y el coro. (Ver Escultura y Labrado).

- La Catedral de Zamora fue construida por orden del rey Alfonso VII “el Emperador” y de su hermana Doña Sancha, sobre un antiguo templo dedicado al Salvador, a mediados del siglo XII (1151) y consagrada en 1174. Originalmente, el templo es de planta de cruz latina con tres naves terminadas en ábsides semicirculares. La nave central tiene bóveda de crucería simple, las laterales, bóvedas de arista, y el crucero una bóveda de cañón apuntado. Al principio se pensó edificar varias torres, pero sólo se construyó, finalmente, la de la zona septentrional.
Conserva una única puerta románica, la Puerta del Obispo, en la fachada sur.
El elemento más destacado de la catedral es su cúpula o cimborrio, cuyas pechinas interiores se elevan al exterior en cuatro torres pequeñas. En su base hay 16 ventanas decoradoras con arcos y columnas. Sobre todo ello se construye la parte superior del cimborrio, decorándolo con escamas semicirculares de piedra. La cúpula finaliza con un gallo románico que sirve de veleta.

- La Catedral de Jaca (Huesca), es una de las más antiguas de España. Se construye durante los siglos XI y XII, en dos fases. La primera etapa comprende los años que van entre 1077-1083 bajo el reinado de Sancho Ramírez y la segunda entre los años 1104-1130 con el reinado de Alfonso I "el Batallador".
Es de planta basilical con tres naves separadas por arquerías de medio punto y acabadas en ábsides; la nave central es más alta que las naves laterales y está separada de ellas por columnas cilíndricas y cruciformes. El crucero es poco acusado. Tiene dos puertas de acceso: la puerta principal (fachada occidental) con amplio atrio (zaguán, o espacio cubierto y por lo común cercado de pórticos) decorado con figuras de los Apóstoles (uno de ellos es Santiago), y con su famoso Crismón entre dos animales fantásticos; y la puerta meridional con atrio más pequeño.


En Italia: En el valle del Po, la arquitectura románica es muy diferente al resto del país. Su estilo es el llamado Lombardo con las siguientes peculiaridades: arquillos ciegos de escaso relieve en las cornisas, las fajas (moldura ancha y de poco vuelo) poco acusadas, recorren verticalmente el muro y el capitel de proporciones cúbicas y redondo en su parte baja. También son típicos los pórticos resaltados sobre columnas que descansan en animales. Se hace uso de galerías de arcos recorriendo la parte más alta de los muros exteriores, los ábsides, el crucero, el cimborrio y la fachada principal. (Catedral de Módena y Catedral de Parma).

Pisa, la ciudad más rica de la Toscana en el siglo XI, construye uno de los conjuntos románicos más impresionantes de la Edad Media: la Catedral, la Torre y el Baptisterio. Solo el hecho de construirlo en medio del campo, aislado, demuestra el sentido de monumentalidad del maestro románico. Todo el conjunto catedralicio está decorado en su exterior con mármol blanco y oscuro de Carrara, para producir efectos cromáticos.
La Catedral (1063-1118) es de cruz latina, de arquerías sobre columnas y de cinco naves. Su crucero tiene tres naves, con cúpula de bóveda ovalada en el centro. Las cubiertas son de bóveda de arista en las naves laterales y de madera en la central. La decoración exterior de mármol en fajas alternadas, se complementa con arquerías decorativas de estilo lombardo.
El Baptisterio (1153) de planta circular, aislado de la catedral, según la costumbre italiana.
La Torre o campanario (1174) de planta circular, con 55,8 metros de altura dividida en seis pisos. En el último se encuentran siete campanas de bronce. Está adornada en el exterior con columnas y arquerías que envuelven totalmente el edificio. El asiento diferencial de sus cimientos la convierten en la torre inclinada más famosa de la Historia del Arte.


En Francia: Hay que distinguir diferentes escuelas, que añaden a las características propias del arte románico, sus propias peculiaridades.

- Escuela de Auvernia (Francia central). Emplea girola en el ábside, y las naves laterales tienen dos pisos, el inferior, cubierto con bóveda de arista, y el superior, cubierto con bóvedas de cuarto de cañón, formando las tribunas. Su decoración es pobre en esculturas y está formada por grandes arcos en las paredes y las fachadas, utilizando en su ornamentación piedras de diferentes colores, típico en el arte carolingio. Hay que destacar la Catedral de Puy y la
Catedral de Notre-Dame la Grande de Poitiers. Algunas veces el frontal del templo está flanqueado por altos cuerpos (agregado de partes que compone la obra hasta una cornisa) o por torres acabadas en cúpulas casi cónicas, un ejemplo es la Catedral de Saint-Pierre de Anguleme, con una variante en su decoración, ya que emplea abundantes esculturas dentro de los arcos.
En Aquitania y en el Perigord, se emplea en los templos, las cúpulas sobre trompas o pechinas, como en la
Catedral de Saint-Etienne de Cahors de una sola nave y con una cúpula en cada uno de sus tramos, la Catedral de Saint-Pierre de Anguleme, cuya nave central está cubierta con cuatro cúpulas semiesféricas y la Catedral de Saint-Front de Périgueux de planta de cruz griega con tres naves y cinco grandes cúpulas sobre pechinas apoyadas en pilares cuadrados.

- Escuela de Borgoña. Al principio utilizaron la bóveda de arista a la romana, es decir, sin "aristones" (arcos diagonales) en las naves laterales. Ante la necesidad de construir bóvedas mayores, se tuvo que recurrir a los arcos diagonales para contrarrestar el empuje de dichas bóvedas (
Catedral de Saint-Lazare de Autun).

- Escuela de Provenza. Está considerada como la más románica de todas. Tiene simplicidad en sus estructuras y en la construcción emplean grandes piedras. Las naves laterales sirven de contrafuertes a la nave mayor de bóveda de cañón. En el crucero se edifica, generalmente, el cimborrio de dos pisos por donde entra la luz. La fachada se decora con columnas de estilo parecido al corintio y llevan frisos (parte del cornisamento (conjunto de molduras) entre el arquitrabe (parte inferior) y la cornisa) que imitan los relieves de los sarcófagos cristianos. Es de destacar la Catedral de Aviñon.

- Escuela de Normandía. Construye edificios altos y esbeltos, con mucha luz.
Renuncian a la girola. En la ornamentación emplean casi exclusivamente la decoración geométrica y muy poco la vegetal.


En Inglaterra: La conquista de Inglaterra por los normandos, y su adhesión a Normandía en la segunda mitad del siglo XI, influyó en el estilo románico de sus construcciones. Sus catedrales tienen naves muy largas y cruceros muy acusados, colocando en el tramo central de éste un gran cimborrio cuadrado con proporciones de torre. La nave central se cubre de madera o con bóvedas de ojivas, y suele llevar tribuna. En la decoración predominan los temas rectilíneos y en el conjunto total del edificio las formas cúbicas.
Son de destacar las siguientes: Catedral de Winchester, Catedral de Ely, Catedral de Norwich y Catedral de Gloucester.


En Alemania: Por lo general, el románico en Alemania se caracteriza por el uso del ábside no sólo en el testero (frente principal), sino también a los pies de la nave mayor, según la tradición carolingia. En la región de Renania, la más importante de Alemania, en lo que respecta al arte románico, destaca además del doble ábside, las torres cilíndricas pareadas y el empleo de la bóveda de arista, tanto en la nave central como en las laterales. Por influencia lombarda se decoran los exteriores con arquillos ciegos, listeles (moldura fina) y galerías de arcos.
Catedrales importantes son: Catedral de Worms, Catedral de Spira y Catedral de Maguncia.

 

 

 

 

© ChaRoCa, 2002-2014

Grafismo
Iglesia Colegial
Cimborrio
San Esteban de Segovia
Santa Cruz de la Serós
Sant Climent de Taüll
Monasterio de Poblet
Monasterio de San Juan de La Peña
Monasterio de Rodilla
Colegiata de Santa María la Mayor de Toro
Colegiata de Santa Cruz de Castañeda
Colegiata de San Martín de Elines
Colegiata de San Salvador de Cantamuda
Catedral Vieja de Salamanca
Catedral de Parma
Catedral de Colonia
Catedral de Coimbra
Catedral de Santiago de Compostela
Planta de la Catedral de Santiago
Catedral de Jaca
Catedral de Pisa
Baptisterio
Campanile de Pisa
Catedral de Saint-Pierre de Anguleme
Catedral de Puy
Catedral de Notre Dame la Grande de Poitiers
Catedral de Saint Lazare de Autun
Catedral de Winchester
Catedral de Ely
Catedral de Maguncia
© ECdR, 2002-2014  -  Todos los Derechos Reservados

< Arquitectura

> Edificios Religiosos <

Fortificaciones Militares >