En Clave de Románico

Cuaderno de Arte Medieval

< Volver al Index

El Arte Románico

Ver Bibliografía en Referencias

> Hoja: ECdR_ORF01Arte < Las Imágenes pueden tener Copyright
Orfebrería - Arte Textil...

Frontales, Esmaltes y Objetos   • Bordados (Tapices):

     D
urante el periodo románico hubo, por parte de reyes, nobles y obispos, una gran demanda de piezas de orfebrería y de elementos textiles, con el fin de efectuar donaciones a los templos construidos, dotándolos de Tesoros, como símbolo de riqueza y prestigio. Estas donaciones tenían como orígen, en ocasiones, el agradecimiento de los monarcas por victorias conseguidas en el campo de batalla.

Normalmente, se trataba de objetos de uso ornamental o religioso, como: tapices, enseñas, frontales de altar, cruces, cálices, relicarios, copones, etc., siendo muy escasos los ejemplares de joyas, entendidos como elementos de adorno personal, aunque sin duda se elaboraron.
Se emplearon todo tipo de metales preciosos, combinados con piedras valiosas y esmaltes, así como telas de seda y lino. En las obras textiles se representan escenas conmemorativas, religiosas o de carácter didáctico. Muchas de estas telas han sufrido un importante deterioro con el paso del tiempo, siendo sometidas, al haber perdido su estado original, a un completo proceso de restauración.


  La orfebrería es el arte de labrar objetos artísticos de oro, plata y otros metales preciosos, incluso aleaciones de éstos. Durante el periodo románico se realizaron verdaderas obras de arte, aunque gran parte de ellas han desaparecido, bien por haber sido robadas a causa de su alto valor económico, o bien porque han sido fundidas y transformadas en otros objetos.

Entre las desaparecidas, tenemos conocimiento a través de los inventarios, de: seis frontales del Monasterio de Ripoll (uno de ellos ejecutado en oro), y los cuatro frontales de la Catedral de Girona, realizados, uno en oro, y los otros tres en plata.
Entre las obras que aún hoy podemos admirar, hay que destacar: el
Frontal de la Catedral de Basilea (1019), trabajado en oro, perlas y piedras preciosas (actualmente en el Museo de Cluny en Paris), el hermoso Frontal del Monasterio de Silos, conservado en el Museo de Burgos y el Retablo de San Miguel in Excelsis, retablo esmaltado del siglo XII (Santuario de San Miguel, en Navarra).

Uno de los aspectos mas destacado de la orfebrería, es el del Esmalte. Este esmalte se trabajaba en diversos lugares de Occidente, como las regiones del Rhin y del Mosa (Alemania), en Limoges (Francia) y en talleres de Lieja, Colonia y Silos.
A partir de siglo XII, comienza a destacar por su extensa producción, distribución y buen precio los esmaltes de Limoges. Fue tal su fama, que durante mucho tiempo se pensó que todos los esmaltes románicos eran productos elaborados exclusivamente en los talleres de esta ciudad francesa.

En el periodo prerrománico y comienzos del románico, los esmaltes se realizaban con la técnica del Tabicado Bizantino, en francés "Cloisonné" ("cloison": depósito), muy costosa y de difícil ejecución. Consiste en la aplicación del color en pequeños alvéolos, formados por planchas de oro (a modo de tabiques), donde se colocaba la pasta vítrea para fundirla en el horno, llegando a formar así verdaderos mosaicos de esmalte. Los tabiques son, finalmente, las delgadas lineas de separación entre las masas de esmalte vitrificado. Un ejemplo son los bellísimos
Medallones Bizantinos del siglo XI, conservados en el Metropolitan Museum of Art, de Nueva York, y que pertenecieron a una Déesis (composición iconográfica en la que se representa a la Virgen y San Juan Bautista rogando a Cristo por los mortales, antes de que expire).
Más adelante, los artistas adoptan una nueva técnica más sencilla de trabajar, llamada en francés "Champlevé" ("champ": campo), en la que se aplicaban las pastas de vidrio, muy espesas, sobre planchas de cobre rebajadas que se introducían en el horno de fundición. Luego, estas planchas eran unidas hábilmente mediante soldaduras, formando los mosaicos.
En todo Occidente, la mayoría de las piezas de orfebrería conservadas son de cobre con aplicaciones de esmalte realizadas mediante la técnica de "champlevé", siendo escasísimas las de mayor valor, ejecutadas con "tabicado bizantino".

Los objetos y productos de orfebrería, con o sin esmalte, son muy variados: Arquetas-relicario (arcas), como el Arca del obispo San Genadio del Museo Catedralicio de Astorga (León), Imágenes-relicario como la Imagen-relicario de Saint-Foy en la Catedral de Conques, Palomas eucarísticas como la del Museo de San Isidoro, Báculos como el Báculo de Mondoñedo en el MNAC, Cálices, como el Cáliz de doña Urraca en el Museo de San Isidoro de León, Copones como el Copón de Alpais en el Museo del Louvre y el Copón de la Cerdaña en el MNAC, Cruces e Incensarios.


  Arte textil. El bordado consiste en decorar una superficie no rígida con hilos textiles. Atendiendo a la calidad del hilo empleado, el tejido sobre el que se borda, la decoración, el tamaño, la técnica usada y el uso al que se destina, se pueden distinguir dos tipos de bordados: el bordado erudito y el bordado popular. A su vez, el bordado erudito se puede dividir en bordado religioso y bordado cortesano. Este último se realizaba sobre pendones, gualdrapas, enseñas y paños funerarios.

El bordado erudito lleva una decoración rica y variada, los materiales y tejidos empleados son de gran calidad (seda, lino, lana) y los elementos del bordado son lujosos. Hay que destacar preferentemente: el Tapiz de la Creación de la Catedral de Girona y el Tapiz de Bayeux, en el Musée de la Tapisserie de Bayeux (Francia). También el Pendón de Baeza, en la Real Colegiata de San Isidoro de León.

- El Tapiz de la Creación es un bordado realizado en lana de colores (siglo XII), con técnicas simples como la cadeneta (labor o randa que se hace con hilo o seda, en figura de cadena muy delgada) y el cordoncillo (bordado lineal). Tiene una iconografía muy arcaica, única en su género. Hoy es sólo un fragmento de 12 metros cuadrados muy bien conservado en la Catedral catalana.
En la parte superior del tapiz está representado un personaje que simboliza el Año, acompañado de cuatro recuadros a cada lado en los que se bordan las figuras simbólicas de las Estaciones y los personajes de Hércules y Sansón. En las cenefas (lista sobrepuesta o tejida en los bordes) de los laterales, también divididos en recuadros, están personificadas las labores de los Meses, y el Sol y la Luna en carros llevados por caballos y bueyes. En el centro del tapiz se borda el Círculo del Génesis, con 8 sectores de diferentes ángulos, donde se representan escenas de la Creación con el Demiurgo (alma universal, principio activo del mundo), y en el centro de este círculo se encuentra un Cristo sin barba, en actitud de bendecir con la mano derecha y un libro en la izquierda.

- El Tapiz de Bayeux es un bordado hecho en Inglaterra entre los años 1073-1083 por encargo del obispo Odo. Está realizado con hilos de lana de colores sobre un lienzo de lino. Es un tapiz muy didáctico ya que las escenas que se bordan en él, son contemporáneas a los hechos acontecidos: conquista de Inglaterra por los normandos y la batalla de Hasting (14 de octubre de 1066). También hay bordadas escenas de caza, animales fantásticos y decoración vegetal.
Mide 70 metros de largo por 49,5 centímetros de ancho. Contiene 72 escenas con 1512 figuras. Antiguamente, y debido a su importancia, se colocaba en la nave central de la Catedral de Bayeux, durante la Fiesta de las Reliquias. Actualmente se encuentra en el Museo de Bayeux.

- El Pendón de Baeza fue realizado, por encargo del rey Alfonso VII, para dar gracias a San Isidoro por ayudarle en la toma de Baeza (25 julio de 1147).
Está bordado por ambos lados en tafetán (tela delgada de seda, muy tupida) de color carmesí. En él se representa la figura de San Isidoro a caballo, llevando en la mano derecha una espada, y en la izquierda una cruz; en la parte superior derecha podemos apreciar, saliendo de una nube, el brazo de Santiago blandiendo una espada. El Santo se encuentra en compañía de la estrella y del blasón de Castilla y León. En la parte alta del pendón se bordan pequeños leones y castillos.

El bordado popular tiene una decoración más sencilla, los tejidos y materiales utilizados son de menor calidad y los elementos usados son más pobres. Estos bordados se utilizan en adornos personales, adornos de casa y en rituales.

 

 

© ChaRoCa, 2002-2017

Grafismo
Cruz esmaltada
Arqueta relicario
Frontal (y detalle) de Silos
Medallón Bizantino
Copón de la Cerdaña
Cáliz y Paloma de Silos
Báculo de Mondoñedo
Detalles de tapiz
Tapiz (y detalle) de la Creación
Tapiz (detalles) de Bayeux
Pendón (detalles) de Baeza
© ECdR, 2002-2017  -  Todos los Derechos Reservados

< Pintura y Grafismo

> Orfebrería - Arte Textil <

Manuscritos >